abril 27, 2020

Más que nunca, consejos para extremar la higiene en la cocina

TU COCINA – Antalia

Siempre ha sido importante la higiene en la cocina, pero hoy en día en el que el sistema sanitario de nuestro país está al límite por los duros efectos de la pandemia del coronavirus, aún es más imprescindible que nunca que extremes la higiene de tu cocina.

El objetivo es eliminar cualquier posible resto infectado con el virus del coronavirus y, además, evitar cualquier otra infección: debemos poner de nuestra parte para no saturar aún más los servicios sanitarios de nuestro país y dejar que nuestros profesionales centren todos sus esfuerzos en sanar a las personas infectadas por la COVID-19. Es nuestra responsabilidad.

No queremos coger ninguna infección, por leve que sea, por ello hoy vamos a recordarte algunas de las cuestiones que siempre, pero especialmente ahora, debes tener en cuenta para mantener limpia tu cocina.

Estos son consejos útiles para cualquier momento de la vida, pero, si quieres información más específica sobre el coronavirus, puedes leer nuestro artículo Consejos para hacer frente al coronavirus desde la cocina donde insistimos, por ejemplo, en la necesidad de desinfectar las superficies o lavarse las manos con frecuencia o el post en el que te contamos qué debes hacer desde la cocina si alguien en tu casa ya ha contraído el virus.

Consejos para extremar la higiene en la cocina, útiles hoy y siempre

Las bacterias tienen la habilidad de reproducirse. No las vemos, pero están ahí, por ello, debemos extremar la higiene al máximo. Esto no implica que tengamos que estar todo el día con el trapo en la mano… ¡no! Unos simples consejos, sencillos y prácticos, serán suficientes para tener las bacterias a raya y lograr que la cocina no sea un foco de infecciones. Ahí van:

  1. Renueva las bayetas y estropajos de cocina cada poco tiempo. Es increíble la de microbios que pueden recoger estos trapos diseñados para limpiar… y que terminan convirtiéndose en uno de los objetos con más carga microbiana de toda la casa. Cada vez que los utilices, acláralos con agua y jabón y déjalos secar, si es posible, al aire libre. También puedes lavarlos tanto en la lavadoracomo en el lavavajillas o ponerlos a remojo con lejía o un desinfectante. Además, es importantísimo evitar utilizar un mismo trapo para distintas funciones.
  1. Barre la cocina al menos una vez al día: evitarás que acudan “visitantes inesperados” a hacerse con el botín de los desperdicios.
  1. Limpia la encimera con agua y jabón, aclárala de nuevo con agua y sécala. Es imprescindible secarla con un trapo ya que si no, la humedad propiciará el incremento de microbios. Cuida así mismo el fregadero, uno de los lugares más propensos a albergar microorganismosal ser un espacio en constante contacto con los alimentos y el agua. De hecho, el Consejo de Higiene Global alerta de que el fregadero contiene 100.000 veces más gérmenes que el lavabo.
  1. Presta atención especial a las tablas de cortar: están en contacto directo con alimentos que, en muchas ocasiones, están crudos. La contaminación cruzada entre unos y otros es muy fácil si no limpiamos la tabla con jabón y agua caliente tras cada uso.
  1. Procura mantener limpias las baldosas y frentes de los muebles, así como recipientes y utensilios de cocina. Limpia y desinfecta las superficies de la cocina eliminando la grasa y guarda siempre todos los objetos completamente secos en armarios y cajones.
  1. Extrema el cuidado en la manipulación de alimentosLávate las manostras haber tocado alimentos congelados y pescado o carne cruda. Lava también cuchillos con agua y jabón antes de manipular cualquier otro alimento, ya que si no las bacterias pasarán de un ingrediente a otro.
  1. Lava con agua fría la fruta y la verduratratando de eliminar cualquier resto de pesticida o productos con los que tratan a estos alimentos en el campo.
  1. Evita que se cree moho en grifos, cafeteras, etc. Para ello, procura secarlos tras cada uso de manera que la humedad no favorezca la aparición del moho.
  1. Lávate las manos con frecuencia, siempre que vayas a manipular alimentos y cada vez que hayas tocado productos crudos.
  1. Conserva los alimentos en la nevera a una temperatura adecuada(entre los 2 y los 4º C) y asegúrate de que el frigorífico mantenga la temperatura no dejando la puerta abierta mucho tiempo. Para ello, es también conveniente no abrir y cerrar la puerta muchas veces, ya que el frío se escapa. Así mismo, procura almacenar los alimentos por separado y evita introducir en la cámara platos y alimentos todavía calientes.

Como ves, entre los cuidados específicos por el tema del coronavirus y los que habitualmente debemos seguir para evitar otras enfermedades o infecciones, son unos cuanto los consejos que conviene que tengamos en cuenta.

Si los incorporas en tu día a día, no son tan difíciles de seguir. ¡Te animamos a hacerlo!

Subscríbete gratis a nuestra newsletter