¡Todo en orden! Que alivio cuando vemos nuestros armarios bien organizados y por fin encontramos lo que estábamos buscando. No te compliques, sigue unos sencillos pasos y organiza tu armario de forma adecuada, en función de tus necesidades.

PRIMERO ANALIZA… LUEGO DISTRIBUYE…

Qué tipo de prendas tienes y cuales son aquellas que usas más, así podrás calcular cuánto espacio te van a ocupar y establecer prioridades: Faldas, Vestidos, Pantalones, Camisas, Camisetas, Abrigos, Chaquetas…. En función de ello deberás tener en cuenta cuántas baldas, cajones, barras de colgar o espacios para cestillos o cajas de almacenamiento vas a necesitar.

Vestidos y Abrigos por su longitud deberán estar colgados en una barra sin módulos debajo, pudiendo aprovechar los bajos de ese espacio para colocar alguna cesta o caja de almacenamiento.

Si cuentas con un módulo de cajonera en la parte baja, podrás usar la parte alta con una barra para chaquetas, blusas y camisas.

Los pantaloneros deslizantes te permitirán ocupar por ejemplo la parte baja de una zona del armario, ocupando la mitad de su longitud, y así en la parte superior podrás colgar ropa corta.

Si eres fan del deporte y cuentas con muchas prendas deportivas, reserva una zona del armario para ellas, si dispones de suficiente espacio claro!

¡COMPLEMENTOS SIEMPRE A MANO!

Distribuir tu armario en módulos es una opción muy cómoda, ya que podrás destinar zonas exclusivas a los zapatos y los bolsos por ejemplo… de forma que los tengas siempre a mano.

Un módulo zapatero es una maravilla, es imposible tener desorden en un módulo como este. Si cuentas con muchos zapatos es recomendable destinar un módulo vertical entero de arriba abajo. De otra forma también podrás destinar una zona baja del módulo con unas 3 o 4 baldas y usar la parte superior para otros complementos.

Aquello no uses tanto puedes guardarlo en cajas de almacenamiento con ventana transparente, así podrás ver lo que contiene. Las partes más altas del armario son el lugar ideal.

SI TIENES POCO ESPACIO…

Cuando no dispones de un vestidor o un armario muy grande, lo ideal es que guardes la ropa de la temporada anterior en cajas contenedoras en la parte superior o altillos, para dejar la zona más útil para la ropa de temporada.

Organiza las prendas por conjuntos, por ejemplo tu camisa favorita con el pantalón con el que sientas más cómoda, etc… para ellos, los trajes con la camisa perfecta, o los vaqueros que más usa con su camisa o polo a juego… todo depende de ti, piensa en tus prendas favoritas y en las que más usas, ponlas juntas y listas para ser usadas…

Justo debajo de las perchas ubica el módulo de cajonera, que en función del espacio podrás tener cajones más largos o bien, dos módulos con cajones más estrechos.

Y finalmente la parte inferior resérvala para los zapatos.

MUEBLES AUXILIARES, TUS GRANDES ALIADOS…

En función del espacio que tengas en el dormitorio y si usas armario o tienes vestidor, busca apoyo en los muebles auxiliares que sin duda serán tus grandes aliados. Cómodas altas o bajas, con cajones estrechos o más anchos multifuncionales, percheros, baúles…

Y POR ÚLTIMO ALGUNOS CONSEJITOS MÁS…

Anímate y apúntate a las técnicas de doblado en vertical para optimizar el espacio, ideales para camisetas y ropa interior por ejemplo.

No dejes de lado la elección de los accesorios como las perchas, ya que a veces no le damos la suficiente importancia y en función de la prenda es muy importante que la percha sea de un tipo u otro. Para las camisas, camisetas o blusas las perchas podrán ser más finas, pero ten en cuenta que los abrigos o las chaquetas necesitarán una percha con algo más de grosor.

Para los pantalones no pongas más de dos prendas por percha y para las camisas siempre, solo una por cada percha así evitarás que se arruguen.

Aunque solo de pensarlo al principio nos de un poco de pereza…. verás que luego notarás la diferencia. ¡Feliz orden!  y a disfrutar…